EL ESCRITORIO PERFECTO

A veces no caemos en que los pequeños detalles pueden generar grandes problemas. Pocas veces pensamos que un problema de falta de concentración o de rendimiento academico pueda estar causado por un lugar o escritorio poco eficiente. Diseñar el escritorio perfecto es muy complejo, ya que tendríamos que diseñar un escritorio adaptado a las necesidades de cada estudiante. Es obvio que no podemos diseñar un escritorio a medida, pero si podemos tener uno, que solucione gran parte de las necesidades de un estudiante a la hora de estudiar.

Para Kuviki existen tres reglas fundamentales que debe cumplir un escritorio:

1- Funcionalidad

La funcionalidad acapara gran parte del objetivo de un buen escritorio. Ser funcional significa, que nos permitirá trabajar de forma ordenada y práctica. Para nosotros el orden dentra dentro de este concepto de funcionalidad, por lo que nuestro escritorio perfecto debe permitirnos ordenar de una forma fácil e intuitiva, permitiendo mantener nuestro escritorio limpio y despejado. La falta de orden influye directamente en nuestra capacidad de concentración, un escritorio caótico refleja una mente caótica, sin capacidad de planificación y con problemas de organización. Nuestro escritorio perfecto debe incluir: cajoneras, baldas, secciones, etc.., que nos permitan guardar todo nuestro material: libros, material escolar, dispositivos, etc.., de una forma casi automática, básicamente todo tiene que tener su hueco.

El escritorio perfecto te debe permitir ordenar sin tener que pensar, básicamente todo tiene que tener su hueco

alt

2- Comodidad

La comodidad es otra de las reglas que debe cumplir un escritorio. No debe ser ni muy estrecho, ni muy ancho, ni muy alto, ni muy bajo, debe permitir mantener una postura cómoda, incluso relajada. El escritorio perfecto debe estar hecho de materiales que no generen rozaduras ni sudoración, pero a la vez que sea duradero y fácil de limpiar. Su diseño debe generar cierta calidez y facilidad de trabajo, pero sin caer en la excesiva comodidad generando somnolencia

3- Estética

La estética es otra de las reglas que debe cumplir el escritorio perfecto, debe ser atractivo para el que lo va a usar. Un escritorio puede ser funcional y cómodo pero sus colores y su diseño pueden no gustar al estudiante. Es obvio que un estudiante de cuarto curso de arquitectura buscara una estética diferente a un joven estudiante de 2º de la ESO. Ambos podrán tener un escritorio funcional y cómodo pero la estética marcará la diferencia entre querer usarlo o no. El joven estudiante de 2º de la ESO buscará un diseño más juvenil, mientras que el estudiante de arquitectura uno mas minimalista.

Las partes de un escritorio perfecto



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =